sábado, 18 de noviembre de 2017

Cosa ma'rara

Resulto ser como siempre que estacioné la moto exactamente en el mismo lugar de siempre en la puerta del Liceo, que me descuelgo el portafolios y que me saqué el casco como siempre.
Hablé algunas cosas con algunos alumnos en la puerta como a veces y entré a dar clases como siempre.
Terminé y me dispuse a irme como siempre pero la llave de la moto no apareció como nunca.
Que no estaba en los bolsillos ni en el portafolios, ni en el aula ni en la cocina ni en el laboratorio.
Que nadie sabía nada ni los profes ni los alumnos ni los porteros.
Bue, regreso como nunca en taxi a buscar el repuesto de la llave y recuperé la moto mientras le contaba a la guardia edilicia mi desdicha.
Al día siguiente regresé y dejé la moto en el lugar de siempre mientras el guardia edilicia me saludaba con mi llave en la mano mientras me decía que una señora una hora después de mi partida la había traído encontrada a una cuadra de la escuela.
¿Cómo supo que la llave era de allí y no de la centena de lugares a la redonda?
¿Acaso pregunto durante esa hora en todas partes?
¿O a lo mejor era mi ángel de la guarda?
 Quien sabe...

domingo, 28 de abril de 2013

Nunca se sabe que va a pasar.

Resulto ser que un día feriado lleve a mi sobrina a aprender a manejar.
Es una lección importante manejar bajo la lluvia, le dije para convencerla.
Volvimos y siguió lloviendo.
Che, no para. Nos deciamos entre nosotros.
Che, el agua sube el cordón de la vereda... che, el agua entra al palier...
Uy! Entra a mi casa!
En un naif intento por salvar mi morada de la mojadura empecé a poner diarios abajo de la puerta.
Que risa... cuando entré a buscar más el agua estaba entrando por el fondo.
Que risa!
Che, el agua llego al primer escalón del edificio... che, ya paso al segundo.
Mi casa parecía la escena del Titanic cuando Rose huye al comedor del barco y las sillas flotaban en silencio.
Que risa!
A refugiarse en el primer piso.
La vista de la calle era apocalíptica.
Los autos sumergidos con las luces prendidas, el sonido del agua parecía el de las cataratas del Iguazú, los botes que asistian. La catedral no se veía detrás del aguacero.
Los gritos de auxilio, los bomberos cruzando la calle con el agua al pecho.
La desesperación de no saber donde estaban los que no veías.
La vista hacia el fondo era la de una selva en el medio de una tormenta tropical.
Silencio de bichos que se salvaban.
Nada... que amanece y aparecen vecinos muertos y te das cuenta que la sacaste barata.
Que todos te ayudan y trabajas en un día más de lo que creías que podías trabajar en un año entero.
Que juntas muchas cosas inútiles y te desvivis por salvar tus recuerdos.
Que se te arruina el piano donde te sentiste artista.
Que perdés un montón de cosas hechas con átomos.
Que eso de la colitis es cosa seria.
Que te das cuenta que algunos usan la desgracia para garpar, para ser héroes a costa de otros.
Que te agarra una bronca bárbara.

Puede que haya sido un castigo divino pero Dios no tiene la culpa.
Enyoiemos la life que este puede ser el último momento.
Es así.

lunes, 1 de abril de 2013

Conducir

Llega un momento que hay que aprender a manejar un auto.
Una máquina es fácil.
Primero hay que abrir la puerta ajustar los espejos, el asiento a la altura de las circunstancias y el cinturón.
Poner la llave, apretar el embrague y darle marcha al motor.
Facilisimo.
Sacar de punto muerto y poner primera.
Soltar el embrague que conecta el motor con las ruedas y hacer andar el combo.
Mmm... lo más probable que se suelte rápido el embrague y el motor se pare.
Casi imposible que no pase esto.
Volver a intentar prestando más atención.
Más suavidad.
Mas concentración.
No cebarse aprentando el acelerador muy rápido.
No abatarse.
Fijar el rumbo.
Mirar para atrás, los costados y adelante.
No perder la vista de todos los puntos.
Ja!
Lo único que no hay que  perder es la paciencia y seguir practicando.
Al final siempre sale.
Es así.

domingo, 21 de octubre de 2012

Tutumba

Querés símbolos?
Tenés que buscarlos, es así.
Día de la madre y la motivación de saludar que te sale de las entrañas.
No hay más remedio que ir al cementerio.
Te parece que su tumba esta más lejos de lo que te acordas, pero esta ahí nomas.
Giras un rato en vano buscándola.
La encontrás y se te caen las lágrimas... bue... eso es lo que se tenía ganas de hacer, llorar un toque, sacarse la angustia liquidamente mientras le atás un angelito en la cruz.
Buscas la de tu abuela, porque para eso ibas también y no la encontrás para nada y cruzas todo el predio hasta la administración, te atienden rebien, acorde al dolor del público que tienen que atender, pero tampoco la encuentran.
Volvés y siguiendo la prehistórica memoria encontrás la de tu bisabuela y el tío jóven que nunca conociste pero inspiro tus lecturas adolescentes, le dejas la flor que llevabas para su hija y al final se te cae otra lágrima.
Tumbas pobres coloridas y floridas, banderas de Boca, figuritas del Lobo y del Pincha, molinetes, muñequitos, estampitas, gente rezando y tomando coca, casi una fiesta.
Las de lo ricos prolijas, lúgubres, frías, negras, solas.
Ni una flor, pero seguro las herencias han sido destripadas.
Los muertos están solos en el cementerio, son tristes las lápidas sin flores, pero una flor no dura nada y aún así ponerla te da no se que de satisfacción, como si hubieses hecho algo importantísimo.
Dan impresión los pozos a la espera.
Se contagian los sollozos de los desconocidos.
Los empleados tienen la actitud de estar trabajando en una oficina lejísima de lo que a los mortales nos provoca.
Cuando empezamos a enterrar a los muertos dejamos de ser animales lo que fue un error terrible.
Mejor no pensar, pero hay que acordarse que hay lugar para todos ahora mismo.


Hoy se me había ocurrido un poema recopado pero me lo olvide mientras dormía la siesta parece, mejor.



sábado, 22 de septiembre de 2012

Primavera

Los gatos corretean por el tejado
¡Oh! ¡Es primavera!
 Las flores florecen por doquier
¡Oh! ¡Es primavera!
Gatos y flores miren ahi esta el amanecer.

sábado, 11 de agosto de 2012

Cuestión de conveniencia.

El año pasado a estas alturas les dije a los pibitos de 1° que no los podía llevar al cine porque la película era inapropiada para niños.
Ahí se me vineron al humo con argumentos de que eran grandes y no se cuantas cosas más a lo que uno remato con la frase.
"No somos niños, somos preadolescentes"
Bue... me reí y siguió la normalidad.
Al ratito sale entre ellos el tema "Día del niño", uno atino a preguntarme: ¿Que nos vas a regalar para el día del niño?"
- Nada, ustedes no son más niños, son preadolescentes.
Me reí mucho para mis adentros.

jueves, 19 de julio de 2012

Stop reading

Me sale todo el mundo al cruce cuando digo que hay que evitar la lectura como si pronunciara una herejía en tiempos de la inquisición.
Es así.
Parecería que los libros son algo sagrado y santo, que cualquier cosa que se copio en papel y logro venderse es algo que merece reverencia.
Pamplinas.
La literatura es una perdida de tiempo. Mirar películas también.
Mal.
Puede servir para llenar tiempos muertos como la convalecencia o un viaje en metro, siempre y cuando se viaje en subte todos los días y haya perdido el encanto por la rutina.
Historias ajenas, extrañas que en el mejor de los casos le pasaron a alguien y en la mayoría a nadie.
La información compactada esta buena, pero las novelas... mon dieu!
El asunto es que de alguna manera, quien sabe como, los libros lograron un lugar de privilegio en la cultura.
Es halo de sacralidad a la palabra escrita, me desquicia!
Me desquicia tener que contribuir a lo politicamente correcto de apoyar la lectura.
Me saca mal!
Participar  sin querer de ese fascismo de publicitar las palabras de aquellos que quien sabe como lograron imprimirlas.
Es mejor Homero que tuvo un caligrafo más diestro que su competidor analfabeto?
No sé.
Quíen sabe?
Por otra parte hay un montón de tiempo de vida que se desperdicia leyendo, un montón de tiempo que se podría aprovechar experimentando en carne propia.
No sé.
Dejo esto anotado porque luego me olvido que es lo que tengo que decir a la hora de defenderme de la intelectualidad mal entendida que pugna por acorralarme con eslogans trillados.