miércoles, 2 de octubre de 2013

La contención

Resulto ser que se nos murió un alumno en un accidente horrible.
Juventud, una excelente persona, viaje de egresados, fatalidad, todos los amigos viendo...una cagada en definitiva.
Lágrimas aquí y allá, en donde caía la vista llanto y dolor.
La escuela pide que los contengamos.
Nosotros los tenemos que contener.
Que la contención esto, que la contención lo otro.
Un recipiente contiene un líquido y un paquete caramelo, ponele.
¿Qué cuernos es eso de contener personas?
Una idiotez inmensa para mi gusto.
Pedí alguna explicación al significado y la respuesta era: Hay que contener.
Bue, si no fuese por la situación dramática me hubiese enojado por la respuesta.
Ofuscada por mi propia pobreza intelectual me entretuve despotricando para mis adentros contra la psicología, la pedagogía y todas esas disciplinas que son ejercidas muchas veces por gente porque la universidad es una institución que les permite acceder a ellas aunque no tengan ningún talento en particular.
Luego me ilumine.
Es cierto, hay que contener.
Lo que se busca es consuelo y en este caso el consuelo no existe.

domingo, 28 de abril de 2013

Nunca se sabe que va a pasar.

Resulto ser que un día feriado lleve a mi sobrina a aprender a manejar.
Es una lección importante manejar bajo la lluvia, le dije para convencerla.
Volvimos y siguió lloviendo.
Che, no para. Nos deciamos entre nosotros.
Che, el agua sube el cordón de la vereda... che, el agua entra al palier...
Uy! Entra a mi casa!
En un naif intento por salvar mi morada de la mojadura empecé a poner diarios abajo de la puerta.
Que risa... cuando entré a buscar más el agua estaba entrando por el fondo.
Que risa!
Che, el agua llego al primer escalón del edificio... che, ya paso al segundo.
Mi casa parecía la escena del Titanic cuando Rose huye al comedor del barco y las sillas flotaban en silencio.
Que risa!
A refugiarse en el primer piso.
La vista de la calle era apocalíptica.
Los autos sumergidos con las luces prendidas, el sonido del agua parecía el de las cataratas del Iguazú, los botes que asistian. La catedral no se veía detrás del aguacero.
Los gritos de auxilio, los bomberos cruzando la calle con el agua al pecho.
La desesperación de no saber donde estaban los que no veías.
La vista hacia el fondo era la de una selva en el medio de una tormenta tropical.
Silencio de bichos que se salvaban.
Nada... que amanece y aparecen vecinos muertos y te das cuenta que la sacaste barata.
Que todos te ayudan y trabajas en un día más de lo que creías que podías trabajar en un año entero.
Que juntas muchas cosas inútiles y te desvivis por salvar tus recuerdos.
Que se te arruina el piano donde te sentiste artista.
Que perdés un montón de cosas hechas con átomos.
Que eso de la colitis es cosa seria.
Que te das cuenta que algunos usan la desgracia para garpar, para ser héroes a costa de otros.
Que te agarra una bronca bárbara.

Puede que haya sido un castigo divino pero Dios no tiene la culpa.
Enyoiemos la life que este puede ser el último momento.
Es así.

lunes, 1 de abril de 2013

Conducir

Llega un momento que hay que aprender a manejar un auto.
Una máquina es fácil.
Primero hay que abrir la puerta ajustar los espejos, el asiento a la altura de las circunstancias y el cinturón.
Poner la llave, apretar el embrague y darle marcha al motor.
Facilisimo.
Sacar de punto muerto y poner primera.
Soltar el embrague que conecta el motor con las ruedas y hacer andar el combo.
Mmm... lo más probable que se suelte rápido el embrague y el motor se pare.
Casi imposible que no pase esto.
Volver a intentar prestando más atención.
Más suavidad.
Mas concentración.
No cebarse aprentando el acelerador muy rápido.
No abatarse.
Fijar el rumbo.
Mirar para atrás, los costados y adelante.
No perder la vista de todos los puntos.
Ja!
Lo único que no hay que  perder es la paciencia y seguir practicando.
Al final siempre sale.
Es así.